Desinformación y fake news dominan el despacho de gasolina en Bolívar

Una sola institución se encarga del control de las estaciones de servicio en Bolívar, pero en cada una se trabaja a su manera. La información oficial llega mucho después de que la divulgación de falsas informaciones surte efecto en el colectivo.

Bolívar es un estado independiente en lo que se refiere al despacho de gasolina. “Maduro manda en Caracas, acá mandamos nosotros”, “una cosa es lo que diga Maduro y otra la que se haga acá”. Respuestas como estas son las que reciben conductores de parte de funcionarios de la Zona de Defensa Integral (ZODI), cuando reclaman el incumplimiento en los planes que se anuncian en cadena nacional, y que nunca se cumplen en esta entidad.

La desinformación sobre el despacho de gasolina en Bolívar hizo que en cada estación de servicio se habilitara un sistema independiente para la organización. Lo primero es anotarse en listas para tomar los primeros puestos. Ese trabajo se lo atribuye un conductor, sin que haya control o sanción ante arbitrariedades que los llamados listeros puedan tomar.

Por parte de los funcionarios que custodian las estaciones de servicio, tampoco hay unanimidad sobre el plan de atención. En algunas estaciones de servicio decidieron que una vez culminan de despachar a los vehículos que les corresponden ese día, entregan números a los del turno siguiente para evitar las pernoctas en colas. En el resto de las estaciones no se aplica esto y los conductores pasan casi una semana en cola para 20 o 30 litros de gasolina. Tampoco hay un estándar sobre la cantidad a despachar.

Sin información oportuna

Ya son más de dos años continuos en que el estado Bolívar padece el desabastecimiento de gasolina, la pandemia solo agravó el problema con decisiones improvisadas y de última hora.

Fue lo que pasó el 17 de marzo de este año cuando a media mañana cerraron las estaciones de servicio, aun con conductores en cola. Simplemente recibieron la orden de cerrar, pero nadie sabía el motivo en específico hasta que esa misma tarde el gobernador Justo Noguera Pietri anunció la suspensión del despacho de gasolina para sectores no prioritarios.

Vino entonces el segundo inconveniente, cómo tramitar un salvoconducto para echar gasolina, distinto a lo que otorgaron para el libre tránsito. Nunca hubo una información oficial para facilitar a las personas el paso a paso y cumplir con todos los requisitos. Muchos siguen a la fecha sin poder abastecerse en estaciones habilitadas para estos sectores. Desde comerciantes del sector alimento, personal de hospitales y clínicas, y medios de comunicación.

Valeria, quien reserva su identidad completa, trabaja en un hospital centinela del estado Bolívar. Sostuvo que para los médicos no hay un día o lapso fijo para el abastecimiento de gasolina. “Tienes que esperar a que te llamen. A veces me han llamado a los 15 días y otras veces al mes, para echar solo 20 litros de gasolina”.

La ZODI Bolívar se limita a anunciar en redes sociales, en horas de la tarde o de la noche, sobre el despacho de gasolina del día siguiente. Eso incluye las estaciones de servicio que no recibirán combustible o solo dispondrán de diésel. La gente permanece en las colas sin saber qué se decidirá.

Sistema interdiario

Las informaciones extraoficiales o rumores en forma de fake news que circulan por cadenas en grupos de WhatsApp surten efecto mucho antes de los anuncios oficiales. Así pasó el 20 de junio cuando las estaciones de servicio dolarizadas amanecieron abarrotadas en Ciudad Guayana, después de que tenían al menos dos semanas con un despacho regular y sin colas.

Todo empezó con una nota de prensa de un medio regional, donde el secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, Alex Pantín, expuso las medidas que se evaluaban tomar en los próximos días. Aunque todavía no era oficial, declaró sobre posibles restricciones en el despacho de gasolina.

Los conductores tomaron la noticia como un hecho y, aunque ese mismo sábado la gobernación de Bolívar emitió tarde un comunicado oficial desmintiendo las restricciones, tres días después los conductores quedaron nuevamente varados y sin información oficial. Las estaciones amanecieron cerradas, tanto subsidiadas como dolarizadas, y sin previo aviso. Se cumplió precisamente la advertencia de las cadenas de WhatsApp y que Gobernación desmintió, aunque después borró el tuit.

“Yo fui uno de los que quedó varado. Me fui de madrugada a hacer mi cola en la bomba de Orinokia, para nada. Regresé a mi casa sin nada de gasolina, me había ido solo con la reserva”, recordó Rodrigo Gómez.

De despachar solo en semana de flexibilización, la ZODI impuso otro sistema que se mantiene actualmente, el despacho interdiario, un día sí y otro no. En una semana solo pueden echar gasolina tres o cuatro grupos de carros, de acuerdo con el terminal de placa vehicular.

Esta fue otra información que se advirtió, en medio de fake news, rumores entre conductores y cadenas en WhatsApp, cuando se reactivó en el país el plan de despacho de gasolina por terminal de placa vehicular. La ZODI nada informaba sobre la veracidad o no de la información, y solo instó a los ciudadanos a esperar el comunicado oficial.

Como consecuencia de tantos contenidos falseados, acostumbrados a los cambios de última hora y la desconfianza en las instituciones del Estado, frecuentemente los conductores omiten la versión oficial y se mantienen en colas a la espera de una información de último minuto que pueda favorecerlos.

¿Cuánta gasolina se distribuye en Bolívar?

En medio de la desinformación se desconoce también la cantidad de combustible que se distribuye en cada estación de servicio. Según la información que a veces ofrecen los funcionarios que las custodian, varía entre 6.000 y 13.000 litros.

Sin embargo, los conductores no quedan convencidos. “Los militares marcan los carros y las motos que van a echar gasolina, pero también meten a su gente. A veces la cola no avanza y cuando te das cuenta, están pasando carros que no estaban en cola. Quiere decir que quedaba gasolina para marcar a otros carros, pero dejan esa reserva para un ‘chanchullo'”, presume Carlos Ortiz, quien también denunció irregularidades con el sistema Patria.

La Asociación de Gasolineros de Guayana (Asodegas) tampoco tiene mayor información, y está condicionada a lo que hasta último momento informe la ZODI, según lineamientos emanados junto con la sala situacional de la gasolina, Gobernación y los anuncios presidenciales.

Bloqueo del sistema Patria

Ortiz tiene un salvoconducto por el sector alimentación. Esto le permite abastecerse una vez a la semana solo 20 litros de gasolina, cantidad que suele gastar -en su camión 350- en un solo viaje ida y vuelta entre Puerto Ordaz y San Félix.

Con la reactivación de las estaciones dolarizadas, pensó en la posibilidad de terminar de llenar su tanque pagando 30 litros a precio de dólar. Así lo hizo, pero para su sorpresa, tres días después acudió a la estación priorizada y el sistema lo bloqueó.

Fue una queja colectiva, y el mayor Motaban Alonzo, encargado de la estación de servicio Trébol, les aseguró que ya no habría inconveniente. Pero no fue así.

“Eché 20 litros en la estación subsidiada. Eso fue un lunes, el viernes intenté echar gasolina en una estación dolarizada, en Las Américas, y luego de hacer la cola me dicen que el sistema me tenía bloqueado. Estamos hablando que 20 litros de gasolina semanales para el sector alimentación, son tres litros diarios. Tres litros para hacer compras, tres litros para distribuir al personal, para el despacho de la mercancía, es algo que no llena las expectativas para que una empresa pueda funcionar. Estamos al borde de la quiebra porque no tenemos para movilizar la mercancía y a los trabajadores. Lo peor de esto es que la ZODI no da respuesta oportuna”, relató otro conductor.

A ello se suma la disponibilidad de litros que recarga automáticamente el sistema Patria. Conductores han reportado que de 120 litros, el sistema ahora solo le aprueba 60 litros semanales. A otros, dejaron de habilitarle esta opción. A la fecha no hay quien les dé información oportuna para solventar el problema.

Los anuncios presidenciales tampoco son alentadores ni aclaran el panorama. Cada día hay más desinformación y especulaciones sobre hasta cuándo habrá despacho de gasolina.

Mientras que Nicolás Maduro dijo el pasado 28 de octubre que disponían de una reserva de combustible para 20 días, producto de diversas importaciones, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón, Iván Freites, cuestionó estas declaraciones al recordar que anteriormente Pdvsa, con una productividad de 85 %, tenía reservas de 12 a 15 días, y ahora la estatal petrolera está en 5 % de su capacidad.

“En los 10 meses de 2020 en Venezuela se han producido 2 millones de barriles de gasolina, se han importado de Irán 2,3 millones de barriles, y el consumo en este tiempo es de 30 millones de barriles de gasolina. ¿Que tienen 20 días de inventarios…? El 06 de diciembre en duda…”, escribió Freites en su cuenta en Twitter el 29 de octubre.

Los más perjudicados son los de zonas rurales y municipios remotos o del sur de Bolívar. No solo porque el despacho apenas se reactivó unas semanas atrás, después de estar desde marzo sin combustible, sino que no abastecen ni a 200 vehículos. Los habitantes sostienen que en las minas no falta la gasolina, y corren audios en WhatsApp con falsas informaciones de visitas del gabinete del Ejecutivo hacia zonas mineras.

También les quitaron las pocas estaciones subsidiadas que tenían y las pasaron al sistema internacional, como en el caso de la comunidad rural de Los Pijigüaos. Desde octubre, 22 estaciones de servicio subsidiadas, pasaron al plan de venta a precio dolarizado. En total son 38 estaciones de servicio dolarizadas en Bolívar.

El resultado de la desinformación deriva a su vez en la estimulación del mercado negro del combustible, por la incertidumbre sobre una eventual regularización del sistema. En Roscio denuncian que la venden hasta en 6 y 7 dólares por litro. En El Callao entre 2,5 y 3 dólares. En Ciudad Guayana, entre 2 y 5 dólares. La venta de puestos en cola es por 10 dólares, 5 o más litros de gasolina -después de abastecerse- o comida (uno o dos kilos de carne o pollo, por ejemplo).

2 Shares:
Te podría interesar