Boletín #3 del Observatorio Venezolano de Fake News

Boletín #3 del Observatorio Venezolano de Fake News

Viernes 16 de agosto | Año 1 | N° 3

Somos el Observatorio Venezolano de Fake News, proyecto impulsado por Medianálisis con un equipo profesional multidisciplinario con presencia a lo largo del territorio nacional. Nuestro boletín informativo tendrá una frecuencia semanal y será distribuido por WhatsApp y vía correo electrónico los días viernes.

En los boletines se presentará una relación de los fake news analizados en el lapso, análisis en detalle de algunos de estos casos y se hará una revisión teórica y orientación para los procesos de verificación. El Observatorio de Venezolano de Fake News cuenta con una plataforma para desmentidos en twitter @ObservatorioFN y con un portal temático asociado con Cotejo.Info.

OVFN: Segunda semana de agosto

El Observatorio Venezolano de Fake News, en la semana que media del jueves 8 de agosto al miércoles 14 de agosto, analizó 18 unidades de información. Una de estas unidades informativas aun cuando tenía la estética de fake news y desarrolló procesos de viralidad similares a un fake era una sátira. De las 17 unidades de información consideradas se encuentran en curso 7. Debemos destacar la importancia que este OVFN da a la realización de procesos adecuados de verificación y contraste, lo que necesariamente toma tiempo. Pudimos comprobar que 4 eran fake news y así se dio a conocer a través de nuestro twitter @ObservatorioFN.  Cuatro unidades eran noticias legitimas 2 de ellas de años anteriores que se ponían a circular nuevamente en las redes y 2, por su peculiar carácter, eran imposibles de verificar como fake o información legítima. 

Sólo una de las UI consideradas circuló por Twitter y otra por Instagram. Las 15 restantes se tornaron virales en diversos grupos de WhatsApp.  El ámbito dominante fue el nacional con 12 y el regional con 5. Sin embargo, como ámbito secundario 6 se asociaron con lo internacional y 2 con lo regional.  Las temáticas más significativas fueron las acciones de gobierno vinculadas con los servicios públicos en 5 ocasiones; en segundo lugar las temáticas vinculadas con la política de la oposición y los crímenes y sucesos con 3 unidades informativas cada una; con educación 2; y, con una cada uno salud, temas de geopolítica, salud y exaltación de símbolos patrióticos.

En las fake news detectadas 2 tenían como propósito desinformar, una era una clara cortina de humo y la cuarta apuntaba a la generación de desesperanza. En 3 casos constatamos usurpación de persona por parte del emisor de la fake news y en otro caso usurpación de medio.

Fake-análisis: La torta de soya de Delcy Rodríguez

La vicepresidenta de la República denunció la retención en el Canal de Panamá de una embarcación que traía soya a Venezuela. Pero las autoridades del istmo la desmintieron pues el barco retenido era uno pesquero y no el que transportaba alimentos. No sorprende esta fake news, pues desde que comenzó el ciclo de sanciones en marzo de 2017, el gobierno de Maduro ha respondido con información falsa diversas denuncias publicadas en medios venezolanos independientes

César Batiz

A las 1:11 p.m. del día 7 de agosto, la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, publicó un tuit con una denuncia rodeada de elementos que le daban credibilidad.

Cuando posteó la información, habían pasado casi 36 horas de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitiera su orden ejecutiva para bloquear al régimen de Nicolás Maduro el acceso a los bienes raíces de Venezuela en el país, así como para evitar cualquier transacción entre empresas y particulares estadounidenses con funcionarios, familiares y testaferros vinculados al oficialismo. A esa hora, como aún se mantiene, no estaba claro el alcance de las medidas de la administración de Trump. Por eso, la denuncia de la vicepresidenta alertó a los medios de comunicación y a sus audiencias.

“La República Bolivariana de Venezuela denuncia ante el mundo que en este momento se encuentra retenido en el Canal de Panamá un barco que trae 25 mil toneladas de torta de soya para producción de alimentos en nuestro país, en atención al criminal bloqueo impuesto por Donald Trump“, afirmó en su cuenta Twitter la vicepresidenta.

La República Bolivariana de Venezuela denuncia ante el mundo q en este momento se encuentra retenido en el Canal de Panamá un barco q trae 25 mil toneladas de torta de soya para producción de alimentos en nuestro país, en atención al criminal bloqueo impuesto x @realDonaldTrump— Delcy Rodríguez (@DrodriguezVen) August 7, 2019

Esa misma tarde, a las 2:36 pm la Autoridad del Canal de Panamá realizó el primero de los dos desmentidos que haría a Rodríguez. “Ningún buque se encuentra retenido como ha circulado en redes sociales durante el día de hoy”, postearon los encargados del canal en la misma red social. En cambio los panameños reconocieron que impidieron el zarpe del barco pesquero venezolano Aleta Azul, por violación de normas de seguridad.

Pese a la comunicación de las autoridades panameñas, la vicepresidenta de Venezuela insistió el día siguiente, 8 de agosto en pedir que: “Liberen los alimentos para el pueblo”. El mismo día, para cerrar la historia, los panameños afirmaron que el barco Bulktec, con carga de frijol de soya, realizó su tránsito con normalidad, a la hora prevista del Pacífico al Atlántico.

El comportamiento comunicacional de Rodríguez no es de extrañar en un gobierno que desde las sanciones en marzo de 2017, contra Tareck El Aissami, entonces vicepresidente de la República; y su presunto testaferro, Samark López Bello, se ha empeñado en señalar que las medidas tomadas desde EEUU contra funcionarios y sus cómplices, son en contra de todo el pueblo venezolano.

En febrero de este año, cuando me trasladé por tierra hasta Cúcuta para cubrir el intento de ingreso de ayuda humanitaria, un teniente que conversó con el equipo periodístico con el cual viajaba, me contó que estaba en contra de las sanciones porque perjudicaban a todos los venezolanos. Observó con extrañeza cuando le contesté, que hasta enero de ese año, las medidas emanadas por la administración Trump eran solo en contra de funcionarios y sus testaferros.Ese mismo argumento aprehendido por el militar, usó el canciller de la República, Jorge Arreaza, para justificar que Pdvsa no haya cancelado más de 10 millones de euros para que sean atendidos los pacientes que viajan a Italia para el trasplante de médula ósea.Desde El Pitazo, hemos realizado un seguimiento al caso del convenio y acuerdos con la asociación italiana Atmo y 11 hospitales de ese país europeo. El domingo 4 de agosto publicamos el reportaje firmado por el periodista Armando Altuve, titulado Pdvsa no firmó renovación de convenio de trasplante de médula ósea en 2018.

Al día siguiente, el director Ejecutivo de Salud de Pdvsa, el coronel Héctor Herrera Jiménez, publicó siete tuits en los cuales usó la imagen del reportaje publicado por El Pitazo el 4 de agosto, con una etiqueta roja que dice Fake News.

Debido al bloqueo Criminal, no ha sido posible efectuar los pagos de los compromisos con los hospitales de Italia donde se encuentran los niños trasplantados, el Convenio se mantiene, #PDVSA no permitirá se cierren las puertas para seguir brindando atenciones de salud al pueblo. pic.twitter.com/jBN0phqRhN— Herrera Jiménez (@hherrerajimenez) August 5, 2019

Herrera Jiménez, al igual que Arreaza antes, culpó al bloqueo económico contra el gobierno de Maduro, de impedir que se realicen los pagos a las asociación y los hospitales. Pero las entrevistas que ofreció la directora general de la Asociación para el Trasplante de Médula de Italia (Atmo), Enrica Giavatto, desmiente a la autoridad médica de Pdvsa.

En los próximos días veremos la aparición de más información que señala las culpas de la orden ejecutiva de Trump y de las sanciones aplicadas a funcionarios y testaferros.

Al igual que el fake que intentó imponer la vicepresidenta, otras informaciones del mismo tono encontrarán fundamentos para la credibilidad en la realidad de una orden ejecutiva que aún no termina de ser comprendida por los venezolanos, ni por los administradores de empresas y de bancos en EEUU, que omiten las 25 licencias dictadas por el Departamento de Estado, para castigar a organizaciones, empresas y personas solo por llevar el sello de venezolano.

¿Cómo descubrir, desmentir y contrarrestar las consecuencias de estas Fake News?Para el equipo periodístico que cubrió estas informaciones, en términos procedimentales, el primer paso de verificación es no dar por ciertas declaraciones, publicaciones ni consecuencias, independientemente de las fuentes de las que provienen. Si la vicepresidenta de una nación acusa a la gestión de otro gobierno, la primera acción es contrastar con fuentes oficiales del gobierno acusado, en este caso el usuario en Twitter de la Autoridad del Canal de Panamá @canaldepanama.En sentido estricto, el tuit de la vicepresidenta no es un fake, el OVFN aclaró en su momento que cuando una fuente autorizada miente es un proceso de desinformación como se evidencia en este análisis.Observatorio Venezolano de Fake News aclara: si una fuente oficial miente, se trata de una farsa u olla política, no es fake news, conceptualmente entendida como falsificación de una noticia o mensaje ficticio presentado como algo real en redes. pic.twitter.com/H4iQCwxBD9— Observatorio Venezolano de Fake News (@ObservatorioFN) 10 de agosto de 2019 Para confirmar las informaciones sobre el convenio para trasplantes de médula ósea y las posibles consecuencias de las sanciones del gobierno de Estados Unidos a funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, el periodista a cargo de la investigación acudió de manera directa y en forma exclusiva a la fuente viva responsable del programa a través del que se ejecutaba el convenio.En ambos casos la clave para difundir con rigurosidad la información correcta fue el contraste pertinente y necesario de las fuentes de información. 

Para estudiar las Fake News

Deep Fake y la manipulación de videos

Los deep fake se basan en algoritmos capaces de manipular que, en tiempos de sociedad del conocimiento, pueden ser empleados para el bien o para el mal. Ha ocurrido, por ejemplo, con la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich: circuló un video con una declaración suya en el que parecía que la funcionaria estaba bajo efectos del alcohol o de calmantes, en un contexto de campaña electoral. Como se aprecia en la comparación, ralentizaron 10 segundos su discurso.

Pero no solo en política se ha documentado su uso, sino que se ha extendido a ámbitos tan como el del espectáculo, con videos falsos para adultos, por citar un caso, de la cantante estadounidense Taylor Swift. Hasta el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, tuvo su deep fake. Decía tener acceso a demasiada información y se ufanaba del control de los datos. Lo curioso es que la organización decidió mantenerlo en línea en la red social Instagram, sabiéndolo falso, al amparo de la libertad de expresión (Sánchez, 2019, párrafo 3).

¿Se imagina a los principales líderes del mundo cantando Imagine, de John Lennon? Con la advertencia inicial de que no es real, en un famoso montaje los algoritmos lo permiten.

Al recordar que el hecho de manipular la imagen es casi tan antiguo como la capacidad misma para producirla y difundirla, Foguet (2018) apunta que las grandes potencias trabajan en la creación de herramientas que desenmascaren estos videos falsos.

No existen, por lo menos hasta ahora, métodos infalibles para detectar los deep fake. La FNPI (2019) recomienda considerar estos cuatro indicios para sospechar de un video: 1) Si no viene de una fuente reconocida. 2) Si los lugares y las fechas no coinciden. 3) Si tiene detalles que no cuadran. 4) Si apela a la emoción. Se prevé que el tema seguirá desarrollándose en la medida en que los deep fake continúen permeando distintos ámbitos de la sociedad y, mientras tanto, seguirá en la agenda temática del Observatorio Venezolano de Fake News.

Referencias

La semana pasada en el Boletín N° 2 del OVFN se publicó la bibliografía sugerida para el tema. Una lectura adicional para las deepfake es la de Parreira do Prado, M. (2019). La proliferación de las “fake news” y sus algoritmos daña la cultura democrática. Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación, 45, 89-106. En https://idus.us.es/xmlui/handle/11441/88074

Esta semana sugerimos como tema de lectura el texto publicado por el Programa Internacional de Desarrollo de la Comunicación de la Unesco el texto: Periodismo, Fake News y Desinformación   disponible en inglés y portugués https://es.unesco.org/node/295873  que puede ser descargado completo o por módulos.  También se puede ingresar al libro por https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000265552

Cerrar menú